…Y llegó la esperada desescalada a los comercios y terrazas de Orihuela Costa.

Si nos hubieran dicho a primeros de año, que íbamos a pasar por la dura experiencia que estamos pasando, seguramente hubiéramos pensado que se trataba de una broma pesada, por que nadie habría imaginado que de repente, de un día para otro, se iba a convertir en el protagonista de una película de ciencia ficción distópica.

Dos meses han pasado ya desde que se declaró el estado de alarma y la orden de confinamiento en nuestras casas, tiempo, en el que hemos tenido que aprender a convivir de nuevo, hemos adquirido nuevas costumbres, como la de dejar el calzado en la puerta, llevar guantes y mascarilla. Palabras como «desinfección» han adquirido un nuevo significado y salir a la ventana, o la terraza de la casa, todos los días a la misma hora para aplaudir a los sanitarios un rito casi obligatorio.

Pero poco a poco se ve la luz al final del túnel, afortunadamente la fuerza con la que la pandemia nos golpeó el pasado mes de marzo esta bajando de intensidad, quien sabe si por el efecto de los rigores estivales que tenemos en ciernes o debido a que todos nos hemos portado bien durante el confinamiento y hemos hecho que el indice de contagios disminuya.

Sea como fuere y gracias a el esfuerzo que hemos hecho todos para contener la enfermedad, el pasado día 11 de mayo en la zonas sanitarias de Orihuela Costa y Torrevieja pasábamos a FASE 1 de confinamiento. Desde el lunes ya se podían abrir los comercios de menos de 400 m2 y los bares y restaurantes que tuvieran terraza, eso sí, con solo un 50% del aforo permitido para prevenir contagios.

Pasear ahora por el «Strip» de Cabo Roig es todo un revulsivo, ver de nuevo las terrazas de las cafeterias y restaurantes, tanto tiempo cerradas, con clientes disfrutando del sol y de las especialidades de nuestros profesionales hosteleros nos llena de gozo y alegría. Por lo visto el primer día fue de antología y es que era de esperar que la gente quisiera celebrar la llegada de esta nueva fase, pese a que en contadas ocasiones se han producido algunas aglomeraciones, fruto de los nervios y de la falta de coordinación, en general fue un auténtico éxito.

A día de hoy, tercero de la desescalada, con las «ganas» mas calmadas, da gusto recorrer las calles de Cabo Roig, ver sus pequeños comercios funcionando de nuevo, gente de compras, paseando o haciendo deporte, eso nos reconforta y nos hace felices. Capitulo aparte merece la visita obligada a la peluquería, tanto tiempo aburridos en casa y con una maquina «corta pelos» cerca, como es mi caso, ha hecho que algunos necesitemos de las manos expertas para arreglar los desaguisados que nos hemos auto infligido durante el confinamiento.

Desde caboroig.com, queremos hacer un llamamiento para que todos sigamos las recomendaciones que nos llegan desde los medios de comunicación en esta «Nueva Realidad», no olvidéis mantener la distancia social, usar siempre mascarilla, guantes y geles desinfectantes, para que así, si todos lo hacemos bien, poder llegar a la siguiente fase y que nuestros queridos visitantes forasteros puedan venir a disfrutar con nosotros de este pedacito de paraíso en el que nos encontramos.

¡¡¡ Entre todos venceremos !!!

es_ES
en_GB es_ES